Menu

DEFINICIONES DE SEPSIS (Sepsis-3) Y SHOCK SEPTICO

Médico a tu alcance

February 23, 2016, Vol 315, No. 8

JAMA

  • Editor’s Audio Summary by Howard Bauchner, MD, Editor in Chief of JAMA, the Journal of the American Medical Association, for the February 23, 2016 issue

Definiciones:

La importancia de la sepsis y shock séptico fueron revisados por última vez en 2001. Los avances considerables desde entonces se han convertido en la biopatología (cambios en la función del órgano, morfología, biología celular, bioquímica, inmunología, y la circulación), la gestión y la epidemiología de la sepsis, lo que sugiere la la necesidad de un nuevo examen.

Objetivo para evaluar y, cuando sea necesario, las definiciones de actualización de la sepsis y el shock séptico.

Procesar un grupo de trabajo (n = 19) con experiencia en patología de la sepsis, los ensayos clínicos y la epidemiología fue convocado por la Sociedad de Medicina de Cuidados Críticos y la Sociedad Europea de Medicina de Cuidados Intensivos. Definiciones y criterios clínicos se han generado a través de reuniones, procesos de Delphi, análisis de bases de datos de historiales médicos electrónicos, y la votación, seguido de la circulación de las asociaciones profesionales internacionales, solicitando la revisión por pares y el respaldo (por 31 sociedades que figuran en el reconocimiento).

Las principales conclusiones de Síntesis de la Evidencia Las limitaciones de las definiciones anteriores incluyen un énfasis excesivo en la inflamación, el modelo engañosa que la sepsis sigue un proceso continuo a través de la sepsis grave a los golpes, y especificidad inadecuada y la sensibilidad del síndrome de respuesta inflamatoria sistémica (SIRS) criterios. Múltiples definiciones y terminologías están actualmente en uso para la sepsis, shock séptico y disfunción de órganos, dando lugar a discrepancias en incidencia y la mortalidad observada. El grupo de trabajo concluyó el término sepsis grave era redundante.
La sepsis recomendaciones deben definirse como la disfunción de órganos en peligro la vida causada por una respuesta del huésped a la infección mal regulada. Por puesta en funcionamiento clínica, disfunción de órganos puede ser representado por un aumento en la puntuación secuencial [sepsis relacionada con] fallo Evaluación (SOFA) de 2 puntos o más, que se asocia con una mortalidad hospitalaria mayor que 10%. El shock séptico debería definirse como un subconjunto de la sepsis en el que particularmente profundo circulatorio, celular, y anormalidades metabólicas están asociados con un mayor riesgo de mortalidad que con sepsis solo. Los pacientes con choque séptico pueden ser clínicamente identificados por un requisito vasopresor para mantener una presión arterial media de 65 mm Hg o mayor y el nivel de lactato en suero mayor que 2 mmol / L (> 18 mg / dL) en ausencia de hipovolemia. Esta combinación se asocia con tasas de mortalidad hospitalaria de más de 40%. En fuera de un hospital, sala de urgencias, o la configuración general de la sala del hospital, los pacientes adultos con sospecha de infección pueden ser identificados rápidamente como más propensos a tener malos resultados típicos de la sepsis si tienen al menos 2 de los siguientes criterios clínicos que en conjunto constituyen una nueva cabecera puntuación clínica denomina quickSOFA (qSOFA): frecuencia respiratoria de 22 / min o mayor, puesta en alterado, o la presión arterial sistólica de 100 mm Hg o menos.
Conclusiones y relevancia Estas definiciones actualizadas y criterios clínicos deben sustituir a las definiciones anteriores, ofrecer una mayor consistencia para estudios epidemiológicos y ensayos clínicos, y facilitar el reconocimiento temprano y una gestión más oportuna de los pacientes con sepsis o en riesgo de desarrollar sepsis.

La sepsis es un síndrome de fisiológicos, patológicos y anomalías bioquímicas inducidas por la infección, es un importante problema de salud pública, lo que representa más de $ 20 mil millones (5.2%) de los gastos de hospital de EE.UU. totales en 2011.1 La incidencia de sepsis está aumentando, 2, 3 probablemente refleja envejecimiento de la población con más comorbilidades, un mayor reconocimiento, 4 y, en algunos países, coding.5 reembolso favorable Aunque la incidencia real es desconocida, estimaciones conservadoras indican que la sepsis es una causa principal de mortalidad y worldwide.6 enfermedad crítica, 7 Por otra parte, cada vez hay más conciencia de que los pacientes que sobreviven a la sepsis a menudo tienen discapacidades físicas, psicológicas y cognitivas a largo plazo con la atención de salud importante y implications.8 sociales.
Una conferencia de consenso de 1991 9 desarrollado definiciones iniciales que se centraron en la vista vigente en ese momento que la sepsis se debió a un síndrome de respuesta inflamatoria sistémica del huésped (SIRS) a la infección (Cuadro 1). Sepsis complicada por la disfunción de órganos se denomina sepsis grave, que podría progresar a shock séptico, que se define como “hipotensión inducida por sepsis persistente a pesar de resucitación adecuada de líquidos.” Un grupo de trabajo del 2001, reconociendo las limitaciones con estas definiciones, la ampliación de la lista de criterios de diagnóstico, pero lo hizo no ofrecer alternativas debido a la falta de apoyo evidence.10 En efecto, las definiciones de sepsis, shock séptico, la disfunción de órganos y se han mantenido en gran medida sin cambios durante más de 2 décadas.

Box 1.
SIRS (Systemic Inflammatory Response Syndrome)
Two or more of:

Temperature >38°C or <36°C Heart rate >90/min

Respiratory rate >20/min or Paco2 12 000/mm3 or <4000/mm3 or >10% immature bands

From Bone et al.9


 

INFORMACIÓN WEB SITE:  http://jama.jamanetwork.com/article.aspx?articleid=2492881#Abstract

COLABORACIONES DE:

The Third International Consensus Definitions for Sepsis and Septic Shock (Sepsis-3)

Mervyn Singer, MD, FRCP1; Clifford S. Deutschman, MD, MS2; Christopher Warren Seymour, MD, MSc3; Manu Shankar-Hari, MSc, MD, FFICM4; Djillali Annane, MD, PhD5; Michael Bauer, MD6; Rinaldo Bellomo, MD7; Gordon R. Bernard, MD8; Jean-Daniel Chiche, MD, PhD9; Craig M. Coopersmith, MD10; Richard S. Hotchkiss, MD11; Mitchell M. Levy, MD12; John C. Marshall, MD13; Greg S. Martin, MD, MSc14; Steven M. Opal, MD12; Gordon D. Rubenfeld, MD, MS15,16; Tom van der Poll, MD, PhD17; Jean-Louis Vincent, MD, PhD18; Derek C. Angus, MD, MPH19,20

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *