Menu

Monitorización de pacientes después de procedimientos que requirieron anestesia o sedación.

Debido a que la sedación y la anestesia representan riesgos potenciales para los pacientes, su administración debe ser uniforme en todo el hospital. Su utilización requiere una evaluación completa e integral del paciente, una continua monitorización del mismo y criterios objetivos de recuperación.

El anestesiólogo que proporciona anestesia o sedación a un paciente, ya sea en el quirófano o en otras áreas autorizadas, debe asumir la responsabilidad de proporcionar una monitorización ininterrumpida de los parámetros fisiológicos del paciente y de proporcionar la asistencia en medidas de apoyo o resucitación.

Es por ello que debe ser competente en:

a) respuesta ante complicaciones;
b) uso de agentes de reversión;
c) requerimientos de monitorización;
d) y criterios de recuperación.

Una vez concluido el procedimiento al que fue sometido, el paciente sigue en riesgo de complicaciones debido a demoras en la absorción del sedante, depresión respiratoria o falta de estimulación derivada del procedimiento, por lo que es vital una monitorización estrecha hasta que haya alcanzado un nivel básico de conciencia y los parámetros hemodinámicos se encuentren normales. De ahí la importancia de medir y documentar los criterios establecidos en la monitorización de la recuperación.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *